domingo, 18 de noviembre de 2007

Kiwi Land

Tras trece horas de vuelo llegamos de Santiago de Chile a Auckland. El caso es que, por cosas de los meridianos, llegamos a Nueva Zelanda 30 horas despues de haber dejado Chile. Por tanto, para nosotros el dia 8 de noviembre simplemente... no existio.

Nuestra primera parada fue la casa de nuestra amiga Riria que, junto con su Rottweiler Coco, nos acogio calurosamente en su casita de las afueras. A Riria la conocimos en Rio de Janeiro hace unos meses, fue una perfecta anfitriona ensenhandonos la ciudad y ayudandonos a conocer un poquito mas el pais y su cultura.



La primera impresion de Auckland, a pesar del desconcierto mental causado por el jetlag, fue la de una ciudad moderna en un enclave espectacular: rodeada de pequenhas montanhas que son en realidad crateres de volcanes (casi todos extintos). El verde de los parques y de la vegetacion que salpica la ciudad sorprendieron a esta gallega orgullosa de su verde tierra.

La torre que domina el skyline de Auckland, la Sky Tower, se supone el edificio mas alto del hemisferio sur, y alli nos subimos para disfrutar de una vista privilegiada de toda la ciudad y de la bahia, de verdad impresionante. Como tambien lo era el hecho de que uno de los miradores tuviese una parte del suelo acristalada. En la foto se pueden ver nuestros cuerpecitos sobre una ventana de cristal a unos 190 metros de altura, hay que decir que pisaba una con cuidado y no sin cierto tembleque en las piernas.

Muy cerca de Auckland se encuentra la isla de Waiheke, a menos de una hora en ferry, un pequenho paraiso en la tierra. Mi primer pensamiento fue... yo quiero vivir aqui. Un lugar de cuento, tan verde que asusta, cubierta de una fina hierba que parece que cortasen todas las manhanas, pequenhas montanhas, bahias, playas... Refugio de millonarios con modernas casas rodeadas de vinhedos, pero salpicada tambien de pueblecitos donde unos cuantos privilegiados viven y se trasladan cada dia en ferry para trabajar en la ciudad.



Nuestro siguiente paso fue recoger a nuestros nuevos companheros de viaje, la primera fue nuestra (una vez mas) Toyota Hilux, con un equipamiento algo mejor que la que usamos para la ruta 40 argentina, solo que si alli conduciamos en ripio, aqui conducimos por la izquierda (nada es perfecto) cosas que pasan por tener a la reina en las monedas. Aqui podeis ver a nuestro bolido neozelandes. Lo malo es que el nene nos ha salido tragon, por lo que para evitar que nuestro presupuesto se dispare por el consumo conducimos por debajo de los 80km/h, shit happens como dice Juan.

Con cierta tension en el cuerpo, y con nuestro Carlos Sainz de la estepa patagonica poniendo el limpia cada vez que queria utilizar los intermitentes, conseguimos llegar al hostal del cuarto companhero, Javier, un primo lejano (la hermana de la prima de..) de Juan que como ya dijimos esta dando una vuelta al mundo, pero en cuatro meses. Durante estas semanas, su blog va a contar practicamente lo mismo que nosostros. Aqui nos veis, ya a los tres, posando en la bahia de Kaipara, con el mar de Tasmania de fondo.

Nuetra primera parada a bordo de la Hilux y cogiendole el tranquillo a la conduccion, fue la Bay of Islands, casi en el extremo norte de la isla. En un tranquilo pueblo de esta bahia repleta de islitas (como su nombre indica) y lleno de hostales para mochileros, hicimos base para visitar la zona.

La primera excursion fue Waitangi, un lugar cargado de historia. Alli en 1840, representantes de la reina de la Inglaterra y algunos de los jefes maories de la zona firmaron un tratado por el cual todos ellos, blancos y maories, pasaban a formar parte de un mismo pueblo bajo la proteccion de la corona. Este tratado sigue vigente hoy dia, con ciertas discrepancias aun sobre los poderes de la reina sobre el pueblo maori, provocadas segun parece, por distintas interpretaciones de las respectivas versiones, maori e inglesa.



Sea como fuere, este lugar es un monumento a la convivencia pacifica (y mas o menos equitativa) de dos pueblos. Entre otras cosas visitamos esta Marae, o lugar de reunion, que en general pertenece a una tribu, pero en este caso pertenece a todas y por eso esta abierta al publico. Dentro y fuera se puede apreciar el intrincado trabajo en madera maori, cargado de expresividad (fotos de arriba).

La visita mas extravagante fue al pequenho pueblo de Kawakawa, el cual, es famoso por sus banhos publicos, habeis oido bien. Un artista austriaco afincado alli en los 70 (Hundertwasser) dejo su huella en estos preciosos banhos, en los que la gente entra no solo para hacer uso de ellos, sino por la simple satisfaccion de mirar. No hace falta que diga a quien nos recuerda este estilo no?

Al dia siguiente seguimos camino hacia el sur parando en un bosque de Kauris gigantes, un arbol de enorme envergadura y valiosa madera, que los maories han usado historicamente para sus construcciones, en especial sus enormes canoas de guerra. Este arbol que tenemos detras Tane Mahuta (el senhor del bosque) mide 51 metros y es el mas alto de nueva zelanda, pero lo mas sorprendente es la enorme altura a la que empiezan a crecer las ramas. De lejos, al lado de los otros arboles, parece una enorme y cilindrica columna de hormigon.

Ya en la zona central de la isla norte, hicimos una parada tecnica y pasamos una noche en la ciudad de Hamilton. En el albergue, donde un amable viejecito nos recibio a las 19:30 en bata y descalzo (los horarios de este pais son totalmente britanicos), tenian un mapa que recordaba a los viajeros que habian pasado por alli. Creo que la foto habla por si misma, fijaos en la densidad de chinchetas que habia en Espanha.

Una parada un tanto friki pero a la que no me pude resistir, fue la visita a Hobbiton. Como sabreis, en este pais se rodo la trilogia del Senhor de los Anillos y es algo que explotan hasta la saciedad cientos de tours que te llevan a las localizaciones de la pelicula. El pequenho pueblo de Matamata se llama asi mismo Hobbiton en los carteles que te dan la bienvenida. Cerca de alli esta la enorme finca que sirvio para recrear la aldea de los hobbits. El lugar no pudo estar mejor escogido, en 360 grados a la redonda no hay mas rastro de vida que las ovejas que hoy habitan entre las pequenhas casitas (Hobbits Holes). Alli estan el lago, el arbol de la fiesta, y unas estructuras de madera que reemplazaron al carton piedra original que sirvieron para que, con no poca imaginacion, nos trasladasemos a la Comarca. Aqui me veis en la puerta de Bolson Cerrado (Bag End), la casa de Bilbo y Frodo Bolson (Baggins).



La proxima parada fue la ciudad de Rotorua, una ciudad construida sobre un antiguo crater de volcan, lo que dice bastante sobre el caracter geotermico de la zona. Geyseres, piscinas de barro burbujeante, aguas termales y un fuerte olor a azufre que impregna de vez en cuando el aire. En cualquier lugar surge una pequenha fumarola un tanto pestilente, uno tiene la sensacion de caminar sobre un polvorin.

En los alrededores de Rotorua existen varias aldeas maories que ofrecen un espectaculo de varias horas incluyendo bailes y cena. No dejan de ser shows absolutamente turisticos, pero al final, hay que caer de vez en cuando en estas cosas. Nosotros fuimos a la aldea de Mitai. Alli nos hablaron de sus costumbres, de sus armas, de sus bailes, de sus tatuajes...



Por supuesto, interpretaron una Haka, un baile internacionalmente conocido porque la seleccion de rugby neozelandesa (All Blacks) lo baila antes sus contrincantes antes de cada partido. Es una danza de guerra, literalmente se traduciria en algo asi como "aliento de fuego", por lo que poner cara de malo, abrir mucho los ojos y sacar la lengua es bastante importante, lo cierto es que acojona.

Como cabia esperar, Juan se pasa el dia sacando la lengua y gritando "Ka ora Ka ora", pero todavia no se acerca demasiado (sobre todo desde que se ha vuelto a afeitar oooh). Si ampliais la foto vereis los curiosos tatuajes de las mujeres que son siempre en la barbilla (no muy favorecedores), representan su funcion de guardianas de los hijos.



En Rotorua hay un museo bastante interesante, en el, aprendimos un poco sobre la historia volcanica de la zona y sobre la cultura y arte maories. El museo, de hecho, es una antigua casa de banhos en la que ingleses adinerados y ex-combatientes venian a probar las aguas termales y sus propiedades curativas. Al salir, unos ninhos de un colegio que estaban de visita improvisaron una Haka, con bastante dramatismo y sentimiento.



Como nota culinaria, como no, os contare un poco sobre la cena maori. La comida, y su forma tradicional de concinarla, se denomina Hangi, cocinan en unos agujeros bajo tierra que cubren con piedras calientes. Los platos principales eran pollo, cordero, patatas y kumara, unas patatas dulces parecidas a las que comimos en Bolivia. Todo estaba muy rico, la verdad, y tenia un sabroso gusto ahumado.

En cuanto a los kiwis, la fruta, hemos probado algunos, pero no tenian nada que no tuvieran los que cultiva mi padre. A los kiwis pajaros no los hemos visto todavia y me temo que como no vayamos a un zoo no vamos a ver ninguno. En lo que respecta a los Kiwis personas (asi se hacen llamar los neozelandeses), recuerdan un poco a los ingleses, pero infinitamente mas amables, es una gente encantadora.

Seguiremos informando. Un beso.

PD: Aunque Juan ya lo dijo, reitero las disculpas por la falta de tildes y enhes.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

No me esperaba encontrar una entrada nueva hoy,así que lo disfruté mucho.El lunes a por lotería de Navidad...Martiña¿qué significa "ka ora"? Un besiño.La Pincesa

paideleo dijo...

Que pasada de viaxe !. É millor do que pensaba. Abraioume Hobbiton e os maorís.
Seguide contando e á volta escribides un libro.

Dave dijo...

Buenas apañeros. Q bonito todo,q envidia que me dais...sobretodo ahora que estais en la Tierra Media, digo en Nueva Zelanda.No dejeis de visitar la posada del Pony Pisador, Ribendel ni Mordor, jeje. Saludad a todos los elfos y orcos que veais por ahí y decidles que soy un gran admirador suyo,jaja. Lógicamente no voy a deciros que en vuestra mochila debeis de ir bien provistos de pan de lembras para pasar el viaje sin apetito!
En serio, parece todo estupendo,las vistas que mostrais son im-presionantes!
Cuidaros mucho. Besitos, JD.

Jacobo Formoso dijo...

Hola !!
Ahora si que me dais envidia, New Zeland es uno de los paises que tengo infinitas ganas de visitar y con esta primera entrada, más ganas que tengo. Estare pendiente de las siguientes.
Por lo que veo, aquí a casi todos nos emociona lo de la visita a La Comarca, eso si, la foto del suelo de cristal es mi preferida y seguro que Juan vuelve hecho un experto en Haka, jejeje

Un saludo y seguid disfrutando

Anónimo dijo...

Hoy he recibido un e-mail muy curioso desde Taupo. Ya me contaréis??!!!. Bicos.Cris.

Anónimo dijo...

JORGE, TOLEDO. chicos, voy a escribir una pequeña historia en mi spacio acerca de vuestra aventrua, pero muy por encima, solo os quiero tomar como ejemplo para, para...pues para mil cosas (por cierto, supongo que de tiempo andais pillados, pero yo os leo! podiais leer alguna de mis historias, de mierda al lado de esto, pero me haria ilusion! www.myspace.com/boogiemovie , a juan le recomiendo "me acuerdo de la señorita flecher" son los blogs, no se si se ve facil o no, ademas vais a japon y voy a empezar a escribir algunas cosas referentes a japon). En fin que ya me abuuuurro de decir que qué pedazo de fotos! y por ultimo intentare dar mi opinion mas detallada de vuestro viaje, intentare no extenderme mucho, alla que voy:
UFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFF GUAU!!!!!!!!!!!!

Mónica dijo...

Mentol, yo de mayor quiero ser como tu!!!

Anónimo dijo...

Hola primos, ya veo q os desenvolveis muy bien y seguro q no necesitareis ayuda externa de ninguno de mis pescateros. Si así fuese, dadme un silbidito.
Ya sé que no tenemos los mismos intereses viajeros, pero no podeis marcharos de NZ sin tomar unas birras en The Loaded Hog en el Viaduct Basin de Auckland. Y si ponen rugby o vela en la TV, mejor que mejor!
Besos fuertes.
Fer y Ana

PS: por cierto, llego a Sydney el 12/Enero, estareis aún por allí?

Jacobo Elosua dijo...

Juan - ¿pudiste comparar tus uñas con las del auténtico Frodo?