martes, 20 de noviembre de 2007

Al filo de lo imposible

La cultura Maorí nos encantó, para mi era, junto a los Rapa nuis, uno de los pueblos que más atractivo tenía al inicio del viaje. Por desgracia, muchos de los pueblos indígenas que nos hemos encontrado mantienen un pequeño deje de inferioridad y en parte tratan de "sentirse más europeos"...lo que desde mi punto de vista es un error. En cambio, los maoríes defienden su cultura y la muestran al mundo con orgullo.

Cada día hay mayor número de escuelas donde se enseña la lengua maorí y eso asegura que en el futuro seguiremos viendo sus ritos y bailes tan impresionantes. Esperemos que esa riqueza cultural no se pierda en el proceso de "globalización" sería un horror...es importante saber aprovechar las ventajas de dicho proceso pero respetando las diferencias que aportan valor...es decir, no mezclemos churras con merinas...ahí queda eso!!

Dejamos Rotorua para seguir rumbo al sur, donde seguimos viendo paisajes volcánicos que nos recordaban mucho a la zona de Atacama y Uyuni. Hicimos una parada en un lugar llamado el "cráter de la luna". Allí paseamos de nuevo cerca de géiseres y bañeras de lodo hirviendo...el olor a huevos podridos era bastante penetrante y sin embargo todos estos sitios tienen un "que sé yo, que yo que sé" que te hace seguir contemplando ignorando la pituitaria.



Muy cerca de esa zona geotérmica estaban las Huka Falls, un lugar donde el río Waikato pasa de tener 100 metros de ancho a solo 15. Este encajonamiento provocó tal fuerza en el agua que terminó creando una cascada que impresiona, no tanto por su altura, sino por la velocidad y violencia con la que pasa el agua. Nuevo paseíto, carretera y manta...



Llegamos a Taupo, una ciudad pequeña que vive a orillas del lago del mismo nombre. En ella hicimos una parada en una "Wine Shop" donde curra Ian, uno de los importadores de la bodega Valmiñor (Cris, gracias por la recomendación). Estuvimos de charla con él y viendo como se promocionaba el vino gallego en un lugar tan lejano...nos dijo que poco a poco iba ganando adictos...como no!!. Muy orgullosos de nuestros blancos nos hicimos un par de fotos y nos dejamos recomendar para probar un vino neozelandés, concretamente un Pinot Noir, que sinceramente no es nuestra uva preferida...habrá que seguir intentándolo.



Desde Taupo seguimos bajando hasta el Parque Nacional de Tongariro, un lugar dominado por tres volcanes donde el trekking es la actividad estrella. Nos decidimos por el "Tongariro crossing" una caminata "challenging" como indican las guías.

El "track" recorre 17 kilómetros y para recorrerlo se necesitan entre 7 y 9 horas...vamos que nos pegamos una paliza tremenda. Para hacerlo más divertido (si cabe) el día comenzó con lluvia y niebla...las primeras 3 horas y media las hicimos sin mucha visibilidad y sintiéndonos parte de una aventura digna de "Al filo de lo imposible" (las fotos hablan por si mismas).





Lo bueno fue que al llegar a la cumbre del Crater Rojo el clima nos dio un respiro y pudimos disfrutar de unas vistas increíbles sobre los "Emerald Lakes" y los alrededores...fue una pasada. Si nos llegan a apostar que íbamos a pegarnos esas pateadas antes de salir de Vigo no hubiera dado un duro!! La única pega es que nos perdimos las vistas sobre el Monte Ngauruhoe...que para los fans de Tolkien significa que nos perdimos Mordorrrr!! (Solamente pudimos verlo desde atrás, en la foto lo tenéis al fondo). Pero vimos muy de cerca a Golum y a un Orco guapo guapo, sino fijaos bien.



No os puedo dejar de mostrar la "tiny double bedroom" donde descansamos nuestros huesecillos tras semejante paliza, una caja de cerillas en toda regla, o saltabas a la cama o la pisabas sin querer...espectacular, vamos que quien quiera ir a Tongariro, que lo haga sin duda, pero con el único objetivo de disfrutar de los trekkings. El resto es como un pueblo fantasma con unos alojamientos que sirvieron de inspiración para esos nichos japos donde entras de cabeza y a sobar.

Después de Tongariro nos dirigimos a la punta sur de la isla norte, a la capital Wellington. Una ciudad muy bonita y con mucha vida. Yo estaba reventao así que me dediqué a tomarme, junto a Javier, unas cervezotas en un pub y poco más...pero la campeona Martiña subió (en un teleférico, eso sí!) al parque botánico, para tener unas buenas vistas sobre la ciudad. Para los arquitectos, aquí tenéis la foto del edificio más emblemático de la ciudad.



En Wellington nos hospedamos, sin ningún lugar a dudas, en el mejor hostel hasta el momento...era alucinante, tenía una cantidad de áreas comunes que ya le gustaría a muchos hoteles, la gente super-amable y bien informada, un sala de TV con proyector y pantalla gigante...vamos un superlujo a 12 euros la cama en un dormitorio de 4 con baño privado. Da gusto ver lugares tan currados, esto no hace más que ratificar nuestra idea de que es bastante mejor ir a un hostel que a un hotel de pocas estrellas.



Desde Wellington metimos a nuestro "buga tragón" en un ferry hacia la isla sur...pero eso es parte de otra historia.

Besos a todos desde el otro lado del mundo.

Podéis cotejar informaciones y estilos literarios en el blog de Javier.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Qué bonitos los "Emerald Lakes"!Me dijeron que Nueva Zelanda fué el primer país donde votaron las mujeres,¿es cierto?.Juan,estoy de acuerdo con tu comentario sobre los Hostels.Un beso.La Pincesa

paideleo dijo...

Se pasades por Paparoa mandade unha foto que son as antipodas do Porrinho.

Jacobo Elosua dijo...

Junes - trale a tu ahijado un manual del perfecto maorí. De momento, desde que le quitamos el caucho, emula a Michael Jordan todo el día con la lengua fuera...

Un beso.

Anónimo dijo...

Me alegro muchísimo de que hayáis pasado a ver a Ian y espero que a través de Valmiñor os hayáis sentido un poquito más cerca de la tierra...me han encantado las fotos. Gracias a vosotros dos! bicos. cris.

Anónimo dijo...

las playas que mostrais son fantásticas pero hay que reconocer que a los gallegos resulta dificil abrirnos la boca por la belleza de los paisajes. Solo envidio de esos paises el respeto que tienen por su medio, como lo conservan...
Que estupendo es vuestro blog! Sois unos cicerones de primera, haceis disfrutar mucho con vuestras descripciones y experiencias.
Saludos desde las antípodas

Jose David dijo...

Hola chicos.
Os veo estupendamente así que no voy a meteros el rollo de que tal estais y todo eso...¿?
No se si el comentario de Tolkien iba por mi, pero me ha encantado ver de nuevo las montañas nubladas y el paso de Kalandras...jeje
Q miedo eso de pasar junto a cráteres en activo, no? parece todo tan impresionante que.... no hay palabras! que acojone!
Me alegro por vosotros. Q todo os siga yendo tan bonito!
Besitos. Jose David.