viernes, 21 de septiembre de 2007

Ouro Preto

Con bastante retraso, ya que estamos bastante lejos de este lugar, os contamos nuestra visita a Ouro Preto. Esta ciudad debe su nombre a unas pequeñas piedras negras que un explorador encontró en la orilla de un río cercano y que resultaron ser oro recubierto de una fina capa de hierro (Ouro Preto: Oro Negro). Antes de nada y para zanjar la polémica sobre las causas por las que no aparecíamos en las fotos de Bahía...aquí nos tenéis a los dos sanotes y contentos sin quemaduras solares ni operaciones estéticas aparentes.

Ouro Preto fue durante un largo periodo de tiempo la capital del estado de Minas Gerais hasta que, afortunadamente, ésta fue trasladada a la próxima ciudad de Belo Horizonte. Dicha situación histórica favoreció la conservación de la ciudad muy similar a como era hace más de un siglo. Su anterior nombre fue Vila Rica lo que nos muestra lo bien que se debía vivir por aquí en el siglo XVIII. La visita se hace difícil por sus increíbles cuestas pero vale la pena para disfrutar de sus calles, sus iglesias, sus blancas casas con puertas y ventanas de colores y su relajado ambiente. Nos recuerda vagamente a uno de los pueblos blancos de Cádiz.



Además de lo hermoso del lugar, éste se encuentra cargado de historia, ya que fue cuna de uno de los primeros movimientos de independencia de Brasil. Esta sublevación se denominó la Inconfidência Mineira y estuvo liderada por un personaje que hoy en día es un héroe nacional. Este cabecilla recibía el curioso nombre de "Tiradentes" por sus habilidades odontológicas...vamos que antes que héroe fue dentista. La insurgencia fue sofocada, encarcelando a todos sus miembros y ejecutando a Tiradentes, para después descuartizarlo y repartir sus pedacitos por Brasil como ejemplo para futuros sublevados.

Como no podía ser de otra manera, la ciudad está repleta de antiguas minas de oro que sorprenden al estar totalmente integradas en el urbanismo de la misma. Simplemente vas caminando por sus calles y te encuentras con un sinfín de minas disponibles para ser visitadas. El subsuelo urbano debe ser como un queso gruyère.

Nosotros fuimos a la mina de "Chico Rei", un antiguo rey de una tribu de Africa al que hicieron esclavo junto a todo su pueblo. Gracias a su trabajo logró comprar su libertad (cosa que fue prohibida poco después por Portugal), adquirió su propia mina y con el oro que extrajo de ella compró la libertad de todos sus súbditos, llegando a ser un hombre respetado incluso por los blancos.

La visita a la mina no fue nada del otro mundo: pasadizos estrechísimos, oscuros y húmedos en los que trabajar debía ser un auténtico infierno. Pero sus actuales dueños y descubridores resultaron ser una gente super amable, que aparte de conversación, nos ofrecieron un chupito de cachaça casera mezclada con canela, miel y hierbas aromáticas...delicioso.


La ciudad también cuenta con innumerables iglesias ricamente decoradas en su interior con el oro de la región, a excepción de la iglesia construida por y para los esclavos (Santa efigênia dos pretos) cuya bella decoración interna está realizada en madera pintada.

Esta riqueza interna, a veces excesiva, contrastaba con un exterior de lo más sobrio, siguiendo los cánones marcados por la Contrareforma Europea. Aquí tenéis como ejemplo la capilla del Padre Faria, aunque la más espectacular de la ciudad, y segunda más rica de Brasil, es la de Nossa Senhora do Pilar, donde no te dejaban entrar con cámara, y en la que te quedabas boquiabierto con el recargado estilo rococo de su interior cuasi palaciego.

Otro de los atractivos de Ouro Preto eran las esculturas realizadas por "El Aleijadinho" (Lisiado) un peculiar artista que, tras perder los dedos de pies y manos debido a una enfermedad degenerativa, trabajaba con el cincel y el martillo atados a sus muñones. Su obra principal dentro de la ciudad es la decoración de la bella iglesia de São Francisco de Assis. En la imagen podéis ver uno de sus peculiares ángeles que tanta fama le reportaron.

Como broche final a nuestra estancia, coincidimos con un festival de jazz que se celebraba al aire libre y que contaba con diferentes músicos de la zona y de algunos ya consagrados como Maria Schneider. La verdad es que se creaba una atmósfera super agradable con el sonido del saxofón y la ciudad iluminada de fondo. A la vez que los grupos tocaban en el escenario, un artista gráfico pintaba en directo una de sus obras inspirado por la melodía...no habíamos visto nada parecido desde la fascinante video-performance del concierto de Anthony and the Jonhsons...demasiada psicodelia a nuestro humilde entender.


Besos a todos, pronto tendréis noticias de nuestra estancia en Rio y alrededores.

8 comentarios:

marisa y joaquin dijo...

hola, no m gustaria adelantarme con respecto alos amigos de toda vida pero me parece que ya estan en rio y si queria comentar que es muy comun visitar los sitios donde se hace las fiestas de carnaval(ensaios)OJO! tiene que estar aconpañados(en los hoteles hay gente para eso) no se puede ir porque si!y para lo demas creo que cada uno tiene que tener su opnion de los sitios y como brasileira agradezco el cariño con que estan dando a brasil en este blog., claaaaro que quiero comentar tbien(n puedo callarme) que yo tengo un especial cariño por petropolis y buzios y que a marta no veo pero tu juan.. te veo en tijuca(barrio) saltando de asa delta(aslas deltas), que comam na churrascaria(sitio con mucha carne) porcao del barrio de flamengo,que pasean por el barrio de leblon desfrute de una agua de coco y si quieren una comida natural coman en el restaurante celeiro (uffff)ah! la farofa no covenceu realmente es muy tipico nuestro, la harina es extraida o de la yuca o del maiz(en madri se puede comer moqueca)bs a los dos.

Anónimo dijo...

Bailar todo lo que podais.No hace falta preguntaros que tal estais,basta con fijarse en la expresión de vuestros ojos en la foto.Jazz

Anónimo dijo...

Bailar todo lo que podais.No hace falta preguntaros que tal estais,basta con fijarse en la expresión de vuestros ojos en la foto.Jazz

el pinza dijo...

Creía que la calle (cuesta) de Carral era insuperable, pero visto Ouro Preto me la envaino. Nos ganan por goleada.
Buena intención y dramático final el de Tiradentes (traducido sería "Sacamuelas"¿No?), está visto que no se puede ser revolucionario y salir bien del envite, pero habrá que(o habrán de)insistir.
¡Ya falta menos! ¡Qué se preparen Porteños y Patagones!
Se os ve muy bien. Teneis expresión de desenganchados felices e insubstanciales ¡Cómo tiene que ser!
Besazos

Dani dijo...

Pobre Marisa... lo que la estáis haciendo sufrir jejejeje pero sé que sufre con mucha alegría por que os está gustado mucho por allá.. (como no!)

Por aquí mas o menos igual que vosotros… (jejejeje) gente de conversación sensacional, minas de granito, la gente toma un licor muy rico que le llaman crema de orujo, hay un sitio llamado Santiago de Compostela con una catedral preciosa, las playas de arena blanca estupenda, bueno…!y de comida! que os cuente el Nando! 

…. Pena de no tener tiempo oye….

Yo sigo con una envidia tremenda… pero de la sana eh?

Deseoso de más capítulos me despido

Cuidaros mucho!


Dani

Jacobo Elosua dijo...

eva y kolegas está llegando al clímax. ahora no os lo podéis perder... :)

paideleo dijo...

Gustoume o do rei que comprou a liberdade dos seus. Hai muitos que non farían unha cousa así.
Graciñas por ensinarme mundo.

Anónimo dijo...

Qué pasa pirimos - la verdad es que con tanta entrega de premios no hemos estado tan encima del blog como deberiamos, pero da gusto veros y aprender leyendo. Un beso de los seis -los niños ya os ven-. Por aquí, como siempre que te vas de España, nunca pasa nada, pero está bien así. Lises Ríos