miércoles, 12 de septiembre de 2007

Bahía

Si tuviera que escoger un adjetivo que describiese Salvador de Bahía, éste sin duda sería "intenso". Su música, su baile, su comida, su gente, su religión... todo lo hacen y lo viven con mayor intensidad de la que uno se espera.

Nos alojamos en un animado hostal en pleno centro histórico de Salvador, en el barrio del Pelourinho. Se encuentra en la parte alta de la ciudad, que está unida por ascensores (una vez más) con la parte baja (foto de la derecha). Este barrio fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Aunque empezamos a perder un poco el respeto por estas declaraciones de la Unesco (viendo todos los títulos que dan), en este caso, nos parece bien atribuido.


El Pelourinho está lleno de calles estrechas, adoquinadas y un poco empinadas; edificios coloniales que recuerdan tiempos pasados; escuelas de capoeira y batucada que amenizan al vecindario con sus berimbaos y tambores; capoeira espontánea en la calle ("rodas de rua"); vendedores ambulantes; iglesias inacabadas para evitar pagar el impuesto correspondiente a la corona portuguesa; y, en general, mucha música y color que a veces hace dudar a uno si una puerta abierta es un bar o una casa particular.


Tuvimos la suerte de coincidir con el aniversario de la independencia de Brasil (7 de septiembre) y disfrutar de un estupendo festival-"xuntanza" de escuelas de capoeira, con la presencia de "mestres" bahianos y del resto del mundo. Una exaltación de este espectacular arte marcial que los esclavos africanos disfrazaron de danza para no levantar sospechas en sus patrones.

En el mismo festival, un grupo de mujeres y niños dieron todo un recital de ritmo bailando sambas y otras danzas africanas. Tras el baile, hizo su aparición la batucada Olodum, una orquesta que, como todo el mundo te recuerda aquí en Bahía, salió en un vídeo de Michael Jackson. Lo cierto es que el impresionante estruendo de tambores acompasados a un ritmo trepidante, añadido al buen rollo que se desprende de su buen humor y forma de tocar hace levantar los pies del suelo hasta al más arrítmico de los espectadores.


Por último, una improvisada "roda de rua" surgió con todos los "mestres", incluso los más veteranos, lanzándose a "jogar" capoeira . Es sorprendente ver como aquí hasta el apuntador sabe capoeira. Algunos "jogaban" un poco fuerte, llegando a haber agarrones que hubo que separar, cualquiera se mete allí en medio. Unos argentinos de nuestro hostal (que participaban en el festival y controlaban bastante) sí consiguieron meterse en la "roda". Nos comentaron que, en general, cuando uno es blanco le suelen dar más cera todavía.

Pasando a un terreno más espiritual, una noche asistimos a una ceremonia de "Candomblé". Se trata de un culto de raíces profundamente africanas que en el nuevo mundo se mezcló con el ritual católico de los portugueses. Una vez más, los africanos disfrazaron sus Orixás (sus dioses) de Santos Católicos, existiendo hoy día un paralelismo establecido entre cada Orixá y un Santo determinado.

En este tipo de ceremonias los líderes espirituales de cada comunidad llamados "Pai/Mai de Santo", son poseídos por estas deidades, momento en el que entran en trance, interactuando con las personas asistentes y haciendo uso de los poderes específicos del Orixá (invocación de lluvias, curación, protección...).

En la ceremonia a la que nosotros asistimos y que, por razones obvias, no pudimos fotografiar, el "Pai de Santo" (para complicarlo más) no fue poseído por un Orixá sino por un Caboclo, que son espíritus adoptados por el Candomblé pero provenientes de los cultos ancestrales indígenas de Brasil. Un lío vamos. Aprovechamos para disculparnos por esta explicación tan simplificada ante cualquier experto en la materia, pero de alguna forma hay que contarlo.

Para nosotros fue una experiencia al borde del surrealismo, muy interesante y, como no, muy intensa. Varias personas danzando en trance por la minúscula sala abarrotada de fieles vestidos de blanco que rezaban y cantaban sin parar, junto a algún que otro turista alucinado.

No os podemos mostrar ninguna foto fuera del Pelourinho, no porque no hayamos salido de allí, sino porque Salvador no es un lugar del todo seguro al anochecer, y ante los robos diarios a alguno de los turistas de nuestro hostal (en ocasiones un poco buscados por meterse en el lugar equivocado a la hora equivocada), cuando pensábamos regresar de noche, salíamos con lo justo. Las playas de la parte baja de la ciudad, sin ser playas espectacularmente bellas, son muy animadas y cuentan con antiguos fuertes para proteger la ciudad, que hoy día son museos a los que los bahianos se acercan a ver la puesta de sol.

En cuanto a las cercanías de Salvador, visitamos el pueblecito de Arembepe (Marisa, gracias por tus recomendaciones pero todavía no habíamos leído tu comentario y Arembepe nos quedaba más cerca, aunque aquí también dimos con el proyecto Tamar y sus tortugas).

Allí nos encontramos con una impresionante playa desierta de amenazadoras olas y un palmeral salpicado de pequeñas cabañas. En los 60 se encontraba allí la llamada "aldea hippie", donde se dice que Mick Jagger y Janis Joplin tuvieron una casita. El lugar invitaba al descanso y al buen rollo. En medio del palmeral, nos pudimos bañar en una laguna un poco más tranquila que el mar, donde un grupo de locales nos prestó una guitarra que nuestro nuevo amigo Juan utilizó para dar un auténtico recital que impresionó a locales y turistas. (Saludos a Arnau y Lisa que también estaban allí aunque apenas salen en la foto).



En cuanto a la referencia gastronómica del día, decir que en Bahía hay innumerables puestos de comida local regentados por típicas bahianas: enormes mujeres vestidas con el traje tradicional africano. Su especialidad es el Aracajé, una especie de enorme buñuelo de masa que en el momento de servir se rellena de toda una gama de salsas y cremas bahianas (batapá y caruru), todo cubierto de unos especiados camarones que aquí se comen con piel y todo. El resultado era algo inmanejable y complicado de comer que no nos acabó gustando demasiado.

Lo que si nos ENCANTÓ, fue otro de los platos tradicionales de Bahia, la Moqueca: un guiso de pescado o camarones, con su cebollita, su pimientito, y su sabrosa salsa a base de aceite de dendé, que se extrae, según parece, de una palma. En la foto lo veis acompañado de arroz y de la inevitable farofa, una especie de harina hecha de alguna legumbre que aún no hemos identificado. La farofa aún no nos ha convencido, pero la Moqueca estaba deliciosa.

Tras unos días en Salvador emprendimos un larguíiisimo camino en bus (28 horas) que nos trajo al estado de Minas Gerais, y más en concreto a la preciosa ciudad de Ouro Preto en la que nos encontramos, pero eso, ya es otra historia...

13 comentarios:

Dani dijo...

olla ahi so!
Jorge, el que fue con Eva a verte a Praga se paso una buena temporada en Bahía aprendiendo con un mestre y vuestras fotos me han recordado sus aventuras...

Como diria Marisa, morro da inveja!!!

Nosotros teniamos una escuela de capoeira debajo de "casa" en PortoAlegre... pero nada que ver con lo que habeis visto alla .. eso si... el rodicio era deliciosSSso :D

Un beijo forte!!

Dani

sermor dijo...

Caray, parece que vais de paraíso en paraíso.

mueja dijo...

Ai, Salvador!! Que suerte, no sabes las ganas que tengo de ir!!

Besos

Jacobo Formoso dijo...

Hola! Soy Jacobo, el hermano de Patri, me paso mi hermana el enlace de vuestro blog y desde hace unas entradas lo vengo leyendo.

La verdad es que me parece increible la experiencia que estais viviendo, la cantidad de sitios hermosos, casi desconocidos para el gran público, que estais viendo y sobre todo, las diferentes culturas que podeis conocer. A diferencia de los que dicen que tienen envidia sana, la mía es una envidia mala mala, jejeje. Me encantaría estar en vuestro lugar ...

Nada más, un saludo y a seguir disfrutando ...

ghanito dijo...

estas crónicas son cada día mellores!!

E ten razón Jacobo, o ton verde está apagando o pouco moreno que eu tiña. Envexa podre.

Podo tentar eu darvos envexa co de quedar os venres? (dicide que si s.f.f.)

Anónimo dijo...

Oye!! Toca regañar!!Que os saltais el compromiso de salir en las fotos!! Acordamos que postales las justas... que teneís que salir para que os veamos... Uyuyuyuy...no os habreis quemado con tanto sol, no? Echaros crema y en la próxima entrada os quiero ver.
Un beso enorme. Patri

Juan y Marta dijo...

Cierto, reconocemos nuestro error, lo cierto es que como os imaginaréis había un montón de gente en bahía que fotografiar más interesante que nosotros...enmendaremos nuestro error en la próxima...

Tito, gracias por los ánimos, arriba esa family!!!, besos para todos...

Basi, sí, nos acordamos de ti :)

Jota, morremos coa envexa, hemos visto las fotos de alguna quedada de viernes, ya no leo esos correos porque, pa no poder ir...es tontería...

A todos, los que estáis en la oscuridad y los que dan señales de vida...Gracias por estar ahí.

el informal dijo...

Hay una moza en Moscoso / bis / que viene de "la Bahía" / cuando mueve las caderas / miña señora maría
bis

-En la parroquia de Moscoso(Pazos de Borbén)la emigración a Brasil (Bahía) fue tal que por momentos había más gente allá que aquí. Y claro, una romería cambia mucho con un poco de samba-

La Abuela Pepita dijo...

Como hace 17 días que os mandé recado y no me correspondéis tengo miedo de que no os haya llegado:
que no os olvidéis de mi bizcochito si al volver pasais por Caldas de Reis.
PD: He oído algo de que estábais en una playa criando tortugas o algo así. Mal negocio, hijos: siento deciros que los gallegos es ver cualquier bicho con caparazón y acabar en mariscada. Así que no le toméis cariño a las tortuguitas...

el pinza dijo...

Pachamama ya tembló, y fuerte,
A los Orixás y Cablocos del Candomblé se les ve nerviosos,
¡Qué se preparen los Patagones!

Besos

marieta dijo...

Hola chavalotes!

nada, que lei esto y me acordé de vosotros, especialmente de Marta y de su miedo a volar ;-)

http://travel.independent.co.uk/news_and_advice/article2970771.ece

Eso sí, debes llegar con la espalda hecha añicos y los pies más hinchadosssssss que morcillas...

Un besiño a los dos y actualizad, plissssss! Ya nos corroe la envidia (de la mala, la mía es de la muy mala malísimaaa) por adelantado....

Marieta

Jacobo Elosua dijo...

Hola nenos. Además de reclamar fotos, también reclamamos una actualización de la báscula. Esto de la sección culinaria en cada post me tiene muy preocupado.

Dicen por ahí que el Pai/Mai de Santo se os puede aparecer en cualquier momento. A ver quien es el que entra en trance... :)

Anónimo dijo...

Total lo de Bahía para la unidad didáctica motivadora. Silvia