jueves, 17 de abril de 2008

Paralelo 17

Ir al sur de Vietnam significa cruzar el paralelo 17, en este lugar se encontraba la antigua frontera que dividia el pais entre Norte y Sur. Se trataba entonces de una zona desmilitarizada, que paradojicamente se convirtio en una de las zonas con mas presencia militar del mundo durante la guerra que nosotros conocemos como "de Vietnam" y que aqui se conoce como "americana", ya que no ha sido la unica guerra, por desgracia, que ha sufrido este pais.

Atravesamos esa "frontera" de noche, por lo que no vimos mucho de los restos de la guerra que quedan por esas latitudes. Ibamos durmiendo en uno de los buses nocturnos que se estilan por aqui y que en vez de asientos tienen tres filas de literas. Son bastante modernos y aceptablemente comodos, pero las camas son de tamanho asiatico, por lo que si yo cabia justita, no quiero ni pensar como se las arreglaria el tipico australiano de metro noventa. Es evidente que los estandares fisicos aqui son diferentes: en los ascensores por ejemplo, el cartelito dice: carga maxima 300kg, 5 personas, cinco!!?... Aunque para curiosidad, el entretenimiento a bordo de nuestro bus: puede haber algo mas sorprendente que ver Rambo doblado al vietnamita??



Nuestra primera parada fue la ciudad imperial de Hue. Desde aqui, una dinastia completa de emperadores goberno parte del pais durante casi un siglo y medio desde principios del XIX. La ciudad antigua se encuentra amurallada y conserva palacios, residencias reales y templos que, si bien se han visto afectados por los diferentes bombardeos, conservan parte de su grandeza.

No sorprende que en la actualidad sea elegido por parejas de recien casados para hacerse el reportaje de boda (no pude evitar robar esta foto ante esa preciosidad de trajes). Fijaos tambien en la curiosa decoracion de muros y paredes con trozos de porcelana china, eso si que es reciclaje.





Junto al Rio del Perfume recorrimos unos cuantos kilometros en bici visitando los lugares mas alejados del centro, varias tumbas de emperadores y la pagoda de Thien Mu. Aqui se guarda como reliquia el coche que utilizo el monje Thick Quan Duc para ir a Saigon, donde en 1963, con la gasolina del propio coche, se prendio fuego asi mismo en una plaza publica como protesta por las politicas antibudistas de su primer ministro. No solo su protesta no cayo en saco roto, sino que dio nombre a esta espeluznante forma de suicidio: "quemarse a lo bonzo" (bonze, en ingles, es una antigua forma de llamar a los monjes budistas).



El dia era caluroso y tuvimos que hacer varias paradas para reponer fuerzas a base de jugos de coco y de canha de azucar, es curioso ver como exprimiendo unas canhas se puede obtener un enorme vaso de este dulcisimo zumo. Estabamos tan a gusto alli que acabamos ensenhando a la dependienta del bar, Nga, a jugar al chinchon, y de no ser porque amenazaba tormenta nos hubiesemos quedado toda la tarde.



Hue es tambien famosa por su gastronomia. Su pasado imperial, marcado por regentes de vida ostentosa que gustaban de buena y variada comida, le ha dejado una herencia de exquisiteces no solo al paladar sino tambien a la vista. Como muestra, estos rollitos vietnamitas con la espectacular presentacion de un pavo real, o estos pequenhos postres de pastel de habas en forma de frutas (si no me lo dicen pienso que son adornos de plastico y no me los como).



Un poco mas al sur se encuentra, para nosotros, el lugar mas bonito de la costa vietnamita, el pueblo de Hoi An, con su centro historico bien conservado y su encanto de lugar un poco anclado en el pasado. Es un autentico placer pasear entre sus monumentos, sus antiguas casas de ricos comerciantes, sus puestos del mercado junto al rio y sus tiendas de artesania.



Sorprendentemente el pueblo mantiene su prestigio en el sector textil desde los tiempos de las antiguas rutas comerciales maritimas. Hoy en dia cientos de sastrerias abarrotan las calles donde gente de todo el mundo se hace trajes a medida por precios mas que asequibles. Si, no pudimos evitarlo, nos hemos hecho un traje cada uno. Es una extranha sensacion enfundarse un traje tras tantos meses de ropa comoda. Pero valio la pena ponerse al fin algo diferente!!





En otra escapada ciclista nos fuimos a la costa, a la playa de Cua Dai, que es en realidad una pequenha parte de otra enorme playa de varios kilometros conocida por los soldados americanos como China Beach. Parece que, en pleno conflicto, fue un lugar de esparcimiento para los soldados. En la actualidad es una bonita playa en la que, al menos en las horas de sol, solo se ven turistas tomando el sol, pescadores faenando y mujeres vietnamitas que, con increible persistencia, tratan de vender frutas, cremas o caramelos.



Tambien en Hoi An tuvimos nuestra buena dosis de experiencia culinaria. En la foto podeis ver el plato denominado white rose, que consiste en unos saquitos hechos de harina de arroz rellenos de pasta de gambas. Le pusieron ese nombre porque los saquitos son casi translucidos y parecen petalos de flores. El otro plato, que se puede disfrutar en todo el pais, son unos rollitos de papel de arroz sin cocinar que enrolla uno mismo en el momento de comerlos, en este caso rellenos de cerdo y vegetales. La textura del papel de arroz crudo es casi la de un folio y si no lo mojas en alguna salsa es dificil de morder, pero el conjunto esta muy bueno.



La siguiente parada fue la ciudad de Nha Trang. La primera impresion que tuvimos fue la de un Benidorm en pleno Mar de China y quisimos salir corriendo. Luego nos dimos cuenta de que si escogias la zona correcta de la playa podias vivir una experiencia autenticamente vietnamita.



Durante el dia los unicos locales que habia por alli estaban vendiendo comida o cuidando las hamacas. Pero si esperabas hasta las 4 y media o 5 de la tarde, cuando el sol empezaba a caer detras de los arboles y los turistas recogian sus bartulos, te encontrabas de repente, sin tener muy claro de donde habian salido, rodeado de cientos de vietnamitas que iban ocupando los lugares de sombra con sus cachivaches para cocinar o su merienda en una bolsa. Es un acontecimiento social, todo el mundo esta alli y muchos se lanzan al agua como autenticos posesos, algunos con banhador, la mayoria de las chicas con la misma ropa de calle con la que han venido, y casi todos los ninhos con chaleco salvavidas. Una imagen vale mas de mil palabras. Confieso que me puse la camiseta para no desentonar demasiado.



Y es que hemos concluido que los vietnamitas son fotofobicos. Como tantos otros asiaticos, sus canones de belleza para el color de la piel son totalmente contrarios a los occidentales. Mientras los extranjeros se tuestan como camarones en la playa, ellos se cubren completamente el cuerpo (de ahi las mascaras que llevan tantas personas por la calle), usan manga larga, calcetines, e incluso guantes. Les encanta tener la piel blanquisima, y en el super casi todas las cremas hidratantes son blanqueadoras. Tuve que someter a una dependienta al tercer grado para asegurarme de que no estaba comprando nada que me fuera a fastidiar el moreno.




Como tambien aqui teniamos que probar alguna especialidad culinaria, nos fuimos a un bar bastante famoso entre los locales por sus parrillas. Nos pusimos hasta arriba de gambas a la plancha por una cantidad de dinero bastante irrisoria dada la calidad de los animalitos. Aqui me veis con los coloretes provocados por las brasas escogiendo con avidez cuales son las que van a caer en mi plato.

Nuestra siguiente parada fue la ciudad de Ho Chi Minh, antigua capital del Sur, a la que casi todo el mundo en esta parte del pais sigue llamando Saigon. Es todavia mas grande que Hanoi, y creemos que tiene todavia mas motos. Aqui se anhade la emocion de las grandes avenidas a la hora de cruzar entre el trafico, un deporte de riesgo bastante barato. A pesar de ser una gran ciudad sigue teniendo ese regustillo a pueblo sin normas de circulacion y con pequenhos puestos de comida portatiles donde la gente come casi sentada en el suelo.



Tambien aqui, y puede que mas que en otros lugares, los conductores de las motos y los cyclos te gritan desde la distancia para que te montes con ellos y te lleven a dar un paseo por la ciudad (aqui veis a uno haciendome senhas), la verdad es que nosotros nos lo solemos currar a pie o en bus. Esta manhana hemos ido a Chinatown donde hemos pasado un buen rato paseando por un mercadillo de hierbas medicinales que olia como las tiendas de parafarmacia. En un puesto hemos visto unas setas del tamanho de la cabeza de Juan, lo he puesto en la foto para tener una referencia.



Hemos visitado tambien algunos lugares emblematicos, como el Palacio de la Reunificacion, antiguo palacio de gobierno de la Republica de Vietnam, donde en 1975 el Sur hizo efectiva su rendicion ante la entrada de los tanques del ejercito del Norte hasta la mismisima puerta del palacio, detras de donde se encuentra Juan.



Tambien hemos visitado el Museo de los Vestigios de la Guerra, donde se exponen espeluznantes fotografias, restos de armas, tanques, aviones y reproducciones de celdas. No hablan solo de la guerra de Vietnam, sino de otras guerras en el mundo remarcando una realidad que se repite una y otra vez: sea cual sea el motivo por el que se empieza una guerra, todos los que luchan acaban perdiendo; mueren, matan, y cometen atrocidades en el nombre de ideas que se desvanecen tras las autenticas pretensiones de poder de unos pocos que descansan en la seguridad de sus casas. Cuando sale uno de estos lugares, lleva el corazon encogido y el deseo utopico de que aprendamos de nuestros propios errores.

Como no quiero acabar con mal sabor de boca, ni poner fotos horribles de tanques y aviones de guerra, acabo con dos imagenes un poco mas alegres. Una es de nuestros nuevos amigos Hugh y Adriana con los que hemos coincidido en Hoi An y Saigon degustando especialidades locales. La otra de Juan con su nuevo estilo "comandante" que ya habreis notado, no veais lo pesado que se pone cuando le da por imitar a Fidel...Esta vez Maripi no te puedes quejar no?



Besos a todos.

12 comentarios:

Jacobo Formoso dijo...

Vietnam está resultando un pais bastante curioso e interesante ...

Tres fotos que me gustaría comentar, la primera la de los novios, a ella no se le ve mucha cara de felicidad en la foto, la segunda, es la que se lía en la playa cuando baja el sol, impresionante !! y tercera, San Miguel en Vietnam? No se si me sorprende más ver esa cerveza ahí o el tamaño de las gambas !! jeje

A seguir disfrutando de vuestro periplo.

Saludos. Jacobo

Anónimo dijo...

No,no me puedo quejar.¡¡Sigue así!Un besiño muy grande
Maripi

Anónimo dijo...

Me habéis decepcionado un poco, la verdad, ahora sólo falta que os toméis los rollitos vitnamitas esos con una Mahou.... ¿tanto os cuesta pedir una Estrella Galicia? La caña... (bueno, botellín). Me pasa como a Jacobo, yo creía que Vietnam existía por haber tenido una guerra con los yankis, pero resulta que también tiene su historia... mola.
Unas cositas: Siempre creí que lo de quemarse a lo bonzo era más antiguo y menudo botellón que se montan en la playa ¿No protestan los vecinos? También sorprende el lujo del autobús comparado con el resto de las fotos..

Se agradece que hayáis recuperado el ritmo de las actualizaciones. Seguir así, se os ve bien.

Un abrazo. David.

La cónica dijo...

El tráfico sólo me lo puedo imaginar, en Vietnam. Pero habláis de él en este post y en el anterior, tiene que ser espectacular cruzar la calle.

Me fío de vosotros completamente en cuanto a la mejor playa de Vietnam, se ve preciosa, y vosotros sois viajeros experimentados, seguro que la afirmación no es gratuita.

La guerra americana... cuántas veces pensamos las cosas sólo desde un punto de vista...

Un beso muy grande.

Jacobo Elosua dijo...

Hola queridos. ¿No hacéis fonda en Mui Né? A nosotros nos había gustado mucho, aunque ahora que lo pienso igual es bastante más turístico que los sitios e los que habéis estado. La última foto de Juan tenéis que revelarla en b&n. Seguro que acojona.

Un beso.

Blógmulo dijo...

Qué placer leerte, Marta! Y qué recuerdos...

Disfrutad de Vietnam: ¡es maravilloso! Y si podéis, id al Delta del Mekong! :-)

tonio dijo...

Hace dos dias le he hablado de vuestro blog a mi novia, y se lo ha leido todo, en dos atacadas!!

La verdad es que entrada a entrada haceis que cada uno de los que asiduamente os leemos viajemos un poquito con vosotros. Y por otro lado nos mostrais que fuera de todo esto hay un mundo enorme... Ojala algún día tenga el valor de lanzarme como lo habeis hecho vosotros.

Anónimo dijo...

Nenossssssss...

Reitero lo que dice la gente por ahí de que se os ve bien....
A ver si volveis pronto... no por veros ;-) sino porque a más de uno(entre los que me incluyo) la envidia nos está quemando las entrañas.... ;-))

Saluditos pal vienam( sin t)

luUu.."! dijo...

caray,no se muy bien como he llegado a este blog pero sin duda es el mas interesante que me podia haber encontradoo!
que pasada,y que envidia, pero sobre todo que valientes y afortunados sois!!
pues nada,solo queria dejaros mi opinion que no es para nada importante!!
1saludo

Tonio dijo...

Oye una cosa, cuando esteis de vuelta, si quereis podeis compartir con el resto de los mortales ignorantes (como yo) como habeis hecho con el tema de las vacunas, visados (cuanto tiempo tardan de un pais a otro, problemas para obtenerlos,...), seguros de viaje (cual llevais, ha sido necesario,...), billetes de avión (donde los sacasteis, coste,...), y todos esas cosas que los que no viajamos tanto senos pierde un poco la olla...

Muchas gracias un Saludo!!

Anónimo dijo...

Hola chicos!! Súper interesante todo lo que contais :) A mi personalmente me encantaría veros con ese traje que os habéis hecho, seguro que estáis súper elegantes :) si podéis poned alguna fotito. Besiños
Patricia Formoso

el pinza dijo...

Sois unos cuentistas ya superais los 300 días y seguís tan panchos con vuestra vuelta al mundo.

Debe ser muy barato ese mundo por el que os moveis, o puede, también, que seais unos magos del euro.

Vietnam parece muy apetecible y agradable.

Besos