jueves, 7 de febrero de 2008

Colores en el desierto


Coger un avion en Tokyo y aterrizar en Delhi no es lo que se dice una transicion suave, pero nos gustan las emociones fuertes. Si, estamos en la India. Hemos replanificado nuestra ruta para evitar llegar aqui con el calor sofocante del verano, dejando por tanto, el sudeste asiatico para el final.

Decidimos empezar nuestro recorrido junto a un chofer-guia que nos habian recomendado. Vivek nos acompañara durante unos 20 dias por Rajasthan y Uttar Pradesh. Aunque suene poco aventurero, estamos encantados, ya que el conocimiento local ha mejorado sin ninguna duda la experiencia.

Por otra parte, cuando pusimos un pie en el aeropuerto de Delhi, totalmente patas arriba (se preparan para los juegos de la Common Wealth 2010), no pudimos mas que dar gracias al ver a los hermanos Kaushik esperandonos con un cartelito...uf que alivio!

En el centro de Delhi fuimos acogidos por la familia Kaushik que nos recibio con un riquisimo te de los muchos que tomariamos en este pais. Nos dieron de cenar comida casera y una cama donde descansar nuestros impresionados y cansados huesos. No podiamos parar de repetirnos: Que fuerte! Estamos en la India! Estabamos encantados, pero con el cuerpo todavia en tension tras el viaje en coche del aeropuerto al centro, por una carretera recien abierta de 8 carriles repletos de coches, motos, personas, animales y tuc-tucs con un estilo de conduccion solo comparable al "muy eficiente" estilo portugues, o el turco o el peruano: “salvese quien pueda”.



Al dia siguiente comenzamos nuestra ruta con direccion oeste, parando una noche en el pequenho pueblo de Mandawa. Toda esta zona es famosa por sus “havelis”, antiguas casas de poderosos comerciantes pintadas con preciosos frescos. Las que no se han reconvertido en hoteles o restaurantes se mantienen a duras penas en un estado ruinoso, rodeadas de una suciedad y miseria que hacen todavia mas evidente su decadencia.



Visitamos Bikaner, y muy cerca de alli, el famoso "templo de las ratas", con miles de estos animales correteando libremente mientras uno se pasea sin zapatos con mas repelus que sorpresa. Como son sagradas, son intocables, y la gente les lleva comida y leche. Un religioso del templo puede llegar a ofrecerte de esa comida amarilla que las ratas devoran... dicen que es buenisimo para uno y que no deberias negarte, habia gente comiendo... por supuesto ni nos acercamos, por si acaso.

La siguiente parada fue la ciudad dorada de Jaisalmer, con su impresionante fortaleza sobre una colina de arena. A pesar del caos y de que uno tiene que andar esquivando vacas por las callejuelas, la construccion de todo el pueblo, a base de arenisca, le da un color dorado que permite abstraerse e imaginarse sus tiempos de esplendor. Palacios, templos Jainistas y mas "havelis" completan el espectaculo. Eso si, estamos tan cerca de Pakistan que la presencia de instalaciones militares es palpable a lo largo del camino.



Nos adentramos mas en el desierto de Thar para hacer un pequenho safari en camello (en realidad dromedario) y ver la puesta de sol sobre las dunas. Fue estupendo, a medio camino paramos en una aldea donde Juan se marco una pachanga con un monton de ninhos. Los que no jugaban al futbol se lo pasaron pipa posando para mi camara, fue bastante complicado controlarlos. Aqui nos teneis al mas puro estilo Lawrence de Arabia. No me digais que el hombre que lleva a Juan no parece el guia de los Reyes Magos de cualquier belen.




Continuamos hacia Jodhpur, la ciudad azul, coronada por la fortaleza de Meherangarh de impresionantes muros, que en 450 anhos nunca fue derrotada. Resulta curioso saber que los Maharajas siguen existiendo, pero en vez de vivir en anticuados palacios, viven en hotelazos. Ademas, su poder es totalmente simbolico, y la mayoria se han reinventado viviendo como exitosos empresarios hoteleros y abriendo sus palacios para los turistas.



De alli a Ranakpur, donde hemos visitado el mas espectacular templo Jainista hasta ahora, con sus 1444 columnas preciosamente talladas. Por cierto, los Jainistas son una rama del Hinduismo que se caracteriza por su total austeridad y respeto hacia cualquier forma de vida. Usan una escobilla para espantar a los insectos a su paso y no pisarlos, y una tela delante de la boca para no tragarse bichos sin querer. Lo que si podemos asegurar es que sus templos son bellisimos, todos cubiertos con elaboradas tallas en piedra.




La siguiente parada fue Udaipur, la ciudad romantica, con varios lagos que reflejan las luces nocturnas de sus palacios (hoy hoteles casi todos) y fantasticas puestas de sol. Aqui incorporamos un animal a nuestra fauna callejera de la India, el elefante, que a duras penas logra moverse entre los tenderetes de los comercios sin destrozarlos. Tambien fuimos a un espectaculo de danzas tipicas de Rajhastan, con mujeres bailando con hasta 10 jarrones en la cabeza. El espectaculo estuvo muy bien aunque Juan se quejaba de que eran un poco maduritas (la experiencia es un grado), la foto obviamente es de una de las chicas jovenes.



La ultima parada, por ahora, fue la ciudad sagrada de Pushkar, aqui se encuentra el unico templo dedicado al dios Brahma de la India. Como es un lugar sagrado, no se puede comer carne ni beber alcohol. El lago que ocupa el centro del pueblo esta rodeado de escaleras o “ghats” a donde uno solo puede acceder descalzo y con mucho respeto. Alli la gente reza y se banha. Este tambien es un lugar de peregrinacion para turistas occidentales buscando algun tipo de iluminacion, muchos rastafaris haciendo malabares junto al lago me hacen pensar si es o no es un comportamiento respetuoso. Es el primer lugar de la india donde, en ingles, pide por favor que no se consuman drogas, por algo sera.

En definitiva, en estos dias hemos visitado algunos lugares sacados de los cuentos de las mil y una noches pero, no podemos obviarlo, rodeados de callejuelas ruidosas y sucias, y de mucha gente viviendo en la mas absoluta pobreza.

Sin embargo, hay que decir que lo que mas nos ha impresionado de este pais es la belleza de la gente. En un pequenho pueblo del camino en el que paramos para ir al banho, una familia extremadamente humilde nos invito a su casa y nos ofrecian te y comida dandonos toda una leccion de humanidad.



La belleza de sus ropas merece sin duda una mencion a parte, los hombres llevan turbantes de todos los colores, algunos chillones: rosas, naranjas, rojos, que contrastan son sus trajes palidos. A pesar del polvo del camino resultan elegantes, orgullosos, con una seriedad y dignidad como pocas hemos visto, sea cual sea su riqueza o pobreza. Y luego estan las mujeres, enfundadas en sus presiosos “saris”, con el cabello cubierto la mayoria y algunas el rostro entero. Aparecen a lo lejos, en medio de la nada donde sus colores brillan todavia con mas intensidad.



Es complicado mimetizarse con esta gente. Por mi parte he empezado por pintarme las manos con "heena" (siempre me ha gustado), y taparme un poco con panhuelos, intentando no llamar "mucho" la atencion, pero uno se da cuenta de lo dificil que es dejar de ser guiri.



Lo que resulta mas “emocionante” de la India son los viajes por carretera. Aunque teoricamente conducen por la izquierda, aqui todo vale, y si el carril derecho tiene hueco, pues uno se mete y listo. Funciona segun la ley del mas fuerte: si un camion quiere adelantar, el resto se aparta, y si te tienes que echar al arcen porque viene por tu carril, pues te echas. Estamos contentos con Vivek, aunque en Espanha habria perdido sus puntos en cuestion de horas, es serio y sensato para los estandares del pais. Es capaz de transmitir tranquilidad aun cuando se pasa el dia esquivando personas, coches, motos, vacas, cabras y camellos en todas direcciones... como el mismo dice: "todo es posible en la India".



En el aspecto gastronomico, no podia estar mas encantada de haber dejado el pescado crudo y haber entrado de cabeza en el mundo de los curries y las especias. El te indio, hecho a base de te negro y leche (generalmente de bufala) mezclada con especias, es para morirse, y sorprendemente, cuanto mas cutre es el aspecto del bar en el que lo tomamos, mas rico esta (ver foto, este estaba muy bueno). La comida es maravillosa, no sabria por donde empezar, arroces con especias, muchos vegetales mezclados de mil maneras... Todo esta para chuparse los dedos, literalmente, porque excepto en los sitios turisticos, aqui se come mucho con la mano. Es un poco complicado con tanta salsa, pero todo es ponerse. A Juan le encanta.



Esto es todo por ahora, seguiremos informando.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

heyyyyyyyy....

Vaya tela.... joder como mola...
¿Es tan impresionante la india como para irse para allá y dejar el mundanal ruido? De hecho estábamos preocupados porque no había ninguna entrada de la India y pensabamos que habíais abandonado la cultura de lo digital para practicar la meditación :-))

Bueno rapaces.... seguid bien y seguid contandonoslo...

Bikos e apertas..

Nando

Palonsfe dijo...

Tengo una sensación rara..creo que en lo que os queda de viaje, por cada entrada nueva que hagáis, yo voy a pensar:"mierda! teníamos que haber quedado en este sitio" ..ya se sabe...culo veo, culo quiero!

Bicos

el pinza dijo...

Tomar bien todos los datos.

Después de lo que contais y de ver las fotos, ¡Yo a la India seguro que voy!

Se os sigue viendo muy bien.

La comida tiene una pinta fantástica.

Besos

Dani dijo...

Como hace un pedazo de elefante para apartar al resto de los transeuntes de la calle? pita? :o

o se utiliza el clasico nandoliano FUSSS FUSSS!!

Se ve que aun no os volveis a quitar los forros.. asique abrigense!

Bicos muchos e Apertas

Dani

sermor dijo...

Jooe, ha sido el país que habéis visitado que más me ha sorprendido/impresionado. No sabía que era tan rico culturalmente.

Anónimo dijo...

Extrema pobreza unida a grandes dosis de humanidad y alegría.Belleza,dignidad y miseria.La India no se olvida facilmente y mucha gente lo considera el mejor de sus viajes.Disfrutarlo mucho.La Pincesa.

Anónimo dijo...

Extrema pobreza unida a grandes dosis de humanidad y alegría.Belleza,dignidad y miseria.La India no se olvida facilmente y mucha gente lo considera el mejor de sus viajes.Disfrutarlo mucho.La Pincesa.

paideleo dijo...

Esta viaxe gaña co tempo.
Gustoume todo menos o do templo das ratas. Non hai animal que me dea máis noxo.
Un saúdo.

Anónimo dijo...

Impresionante. Me ha encantado esta entrada. Queremos más!!!
seguid enseñándonos más "colores" de la India por favor.Un besiño a los dos desde el rosal.Cris.

Diancecht dijo...

Cada vez que leo una nueva entrada en este blog, desde mi maldita silla en mi maldita mesa en mi maldita oficina, recuerdo que el mundo de verdad está ahí afuera.

En fin, ¿es cierto que la comida india se pasa un poquillo de picante?

Anónimo dijo...

Cada vez me cuesta más entrar en este blog y ver las fotos y leer vuestras aventuras, no por que esté mal escrito, que está de la hostia, si no por que me entra una envidia tan poco sana.....
En fin os mando un besiño muy grande a los dos, cada vez sois más mis idolos...
Aser

Dani dijo...

Como hayais participado en las Olympiadas rurales ya me caigo de la silla.... :P

http://www.ruralolympics.net/

Ansioso de nuevas noticias me despido.

Dani

marta amoedo lusquiños dijo...

Q bonito,q maravilla,q puñetera envidia de la mala eh!! nada de sana !!quien nos iba a decir q aquella mierdddddddd de videos de la montoiro vistos en realidad estarian tan guapos!! se os ve muy bien,guapos,morenito y muy felices.
No dejes de venir a verme a la vuelta tengo mil preguntas q hacer.........bueno yo me voy a trabajar q aqui los mortales es lo q hacemos....seguid disfrutandolo y seguid colgando fotos q asi por lo menos el resto soñamos un ratito cada dia! biquiños