jueves, 23 de agosto de 2007

Descanso Limeño

Tras nuestra pequeña odisea llegamos a la inmensa ciudad de Lima, donde nos sentimos como en casa acogidos por la cariñosa familia de Diegote. Necesitábamos un poco de tranquilidad después de tanto ajetreo y en parte la conseguimos gracias a la compañía de Elena y sus niños, Antía y Santiago, que vemos en la foto, un beso enorme a los tres.


Esta paz sólo se veía alterada por las esporádicas réplicas de diferente intensidad que nos hacían tener siempre un ojo puesto en estos cartelitos verdes que marcaban las zonas seguras de cada edificio.

Una vez recuperada una cierta "normalidad", nos aventuramos a conocer un poco de Lima. Se trata de una ciudad de enormes contrastes, desde la zona elegante y moderna de barrios como San Isidro y Miraflores, hasta los barrios más pobres del centro y los grandes asentamientos de adobe de las afueras. Aquí tenéis un ejemplo de una casona colonial, en el barrio de San Isidro, que sin duda vivió tiempos mejores.


En el centro, junto a la hermosa Plaza de Armas (foto de la derecha) que alberga el Palacio Presidencial, la Catedral con los restos de Francisco Pizarro, y las imponentes balconadas del Palacio Arzobispal, se encuentra el monasterio de San Francisco, que cuenta con una impresionante y antiquísima biblioteca y unas catacumbas (que hicieron las funciones de cementerio hasta 1808) a las que bajamos con cierto resquemor a pesar de su construcción antisísmica. Intentamos visitar también el Museo de la Nación, pero se encontraba cerrado al público al estar siendo evaluados los daños causados por el terremoto en su estructura. En las fotos podéis ver el Palacio Arzobispal y un momento Hitchcock en el monasterio de San Francisco.


Aquí en Lima, por fin, conseguimos probar el famoso cebiche peruano, y la verdad es que comprendemos su fama, ya que es exquisito. Fuimos a un buen restaurante y probamos el cebiche de lenguado, de corvina y de marisco a los tres ajíes (pimientos picantes) acompañados de un arroz caldoso rico rico. En la foto podéis ver que no dejamos nada en el plato. Como curiosidad, y hablando ya de postres, hay que decir que en este país las tartas son de un tamaño descomunal, lo cual no siempre implica que sean deliciosas. La de la foto, de chocolate y dulce de leche, no estaba mal, sólo hay que ver la cara de Marta (dedicada a Pauliña).



Finalmente, tras unos cuantos días en Lima decidimos adelantar nuestro viaje hacia Brasil. Nos daba pena dejar de visitar el norte de Perú, pero en nuestro ánimo sentíamos que no era el momento adecuado. Queda pendiente para el próximo viaje. Sentimos especialmente, no haber podido despedirnos en persona de Pepe, al que agradecemos su ayuda, preocupación y apoyo a nuestras familias el día del terremoto. Gracias Pepe, te debemos una buena comilona en Vigo cuando vengas.

Tras un viaje agotador, incluyendo una espera interminable de 12 horas en el aeropuerto de Sao Paulo (en la imagen, Juan desesperado buscando postura) nos plantamos en Natal 30 horas despúes de haber dejado Lima. Natal está en la costa noreste de Brasil y goza de un clima tropical durante todo el año...un auténtico paraiso donde disfrutaremos unos días del dolce fare niente.

Caipirinha en mano, desde la playa de Ponta Negra, un saludo a todos.

12 comentarios:

ELENA dijo...

Y se fueron los viajeros..............,dejando tras de sí esa estela de emoción y entusiasmo contagioso por recorrer caminos del mundo y de la vida
¡que envidia¡ y haciendo gala de su generosidad al dedicar el presupuesto que hubieran gastado en el norte del Perú como donativo para los damnificados del terremoto. ¡ Mil gracias en nombre del Perú y el mío¡
Ahora que ya estáis en los calores del Brasil os cuento que desde el área de inicial del Ministerio de Educación del Perú, donde trabajo ahora, aparte de la ayuda oficial, DE MANERA VOLUNTARIA, estamos organizando comités de ayuda para llegar a las zonas damnificadas con el terremoto y trabajar con los niños y niñas programas de stress post- traumático, además de facilitar a las familias de niños y niñas cosas de primera necesidad; de acuerdo a llamada que acabo de hacer, parece ser que si bien hay mucha ayuda, a ciertas zonas mas apartadas todavía no llegan cosas básicas como alimentos. Un grupo de compañeros va a ir este fin de semana personalmente a la zona y hemos empezado a comprar alimentos y algunos materiales simples para trabajar con los niños. A esta causa he dado el 50 % de vuestra donación. El otro 50% se ha ido directamente a comprar frazadas (mantas en castellano de España) en Lima para distribuir directamente a través de las profesoras de una zona apartada de Cañete, provincia de Lima muy cercana a Pisco y afectada al terremoto a la que no llega ayuda según nos dice porque todo se concentra más en Pisco, Chincha e Ica.
Aprovecho para publicar en este blog que si alguno de vosotros/as desea hacer algún tipo de donativo a ser canalizado directamente por mí, por favor avisadme para ver la forma de que pueda llegar de la forma más rápida y económica. (vía courier Western- Union llega en una hora y el costo es sobre US $15.00); por si acaso soy la hermana del Diegote ese, viguesa de nacimiento y corazón pero afincada ¡¡¡¡ hace casi 9 años ya¡¡¡ en Perú.
Mil gracias a todos/as, y a los viajeros..... ya sabéis que acá seguimos por si decidís ir a Japón vía Perú. Ha sido un placer compartir ratitos con vosotros.
Mil besos.
Elena.
Móvil: 0051 1 95891409
Casa: 00 51 1 4604632

Jacobo Elosua dijo...

Me alegro un montón de que os podáis reponer del susto con caipirinhas.

Lo de la ayuda cada vez es más sencillo. Bankinter (en colaboración con la Cruz Roja), por ejemplo, esta solicitándola y facilitándola a través del SMS.

Besos.

Anónimo dijo...

Hola Juan y Marta; "atención, fálalles Paulino en ruta"
Aquí otra Marta (Viana, no cibelina)aprovecha vuestro descanso limeño-brasileiro para incorporarse a este viaje. Quería enviaros un fuerte abrazo en nombre de los Viana-Tomé, que seguro no tardarán en engancharse a esta deliciosa ruta virtual (y no lo digo sólo por las comidas, faltaría...) Un beso y hasta pronto!
Marta

el pinza dijo...

Terremoto en Perú; huracán en el Caribe; tifón en el sudeste asiático; tornado en Colombia; inundaciones en EE.UU.; fuego en Grecia... desde luego Pachamama está que trina.

Por eso, no estaría nada mal,
que en las playas de Natal,
con un clima tropical,
le dierais gustito al cuerpo.

En vuestro envidiable dolce fare niente tropical, a la sombra de una palmera, tomaros unha caipirinha a mi salud.

Un besazo

La cónica dijo...

De vuelta de vacaciones, he leído vuestra odisea con el terremoto días después. Me alegra mucho que estéis bien. Y que podáis descansar ahora. Y continuar adelante. En cuanto al cebiche, yo lo he comido en mi propia casa. Lo cocinó un limeño amigo para 8 ó 10 comensales. De rape. Buenísimo.

Besos de playa.

laura dijo...

Hola Martita! Estamos muy emocionados de ver todas vuestras aventuras; tanto en vuestros comentarios, como en las fotos. Es algo impresionante lo que estais viviendo; lo bueno y lo malo. Nos encantaria estar ahí con vosotros y vivir todas esas experiencias.Que sigais igual de guapos y cuidarse mucho. Besotes de Carol, Curro, Antonio(nuestro peque),Laura ,Isa y Sebas.

Anónimo dijo...

Queridos Juan y Marta: nos fuimos de casa el 30 de junio y volvemos hoy. A partir de ahora, os seguiremos de cerca.... Muchos besos, Silvia y Angel

Anónimo dijo...

Hola, hai alguén ahí??
Onde está metidiña esta xente??

Juan Elosua dijo...

Estamos en plena rascada de barriga en las playas brasilenhas, sentimos la ausencia...pero como véis seguimos ahí en la sombra.

En breve publicaremos...

Un beso a todos

Marta y Juan

Marta dijo...

Laura!! no tengo tu direccion de correo, escribeme a marta36203@yahoo.com.

Un beso a toda la familia y cuidado con los tiburones que lo acabo de ver en las noticias.

Un abrazo!!!

La Abuela Pepita dijo...

Hola, queridos
Perdonad la tardanza pero entre que el contacto con el más allá está saturado en estas fechas y que estoy un poco sorda, no me habían llegado noticias de vuestro viaje. Sólo quería deciros que me parece muy bien que conozcáis tan a fondo esta tierra. Yo siempre dije que Galicia lo tiene todo. Me gustó mucho saber que estuvisteis en la Rapa: que bonitos, verdad, todos esos caballitos peludos! (aunque de poca raza, claro, los pobres!) Me dicen que tuvisteis temblores: ahora estoy ocupada para daros “la receta infalible contra todas las fiebres universales” (que la habrá, seguro) pero si os vale de algo, a mí los temblores me los arregló siempre el dr. Pérez Jiménez con su calmante vitaminado (o igual eran los dos o tres dedos gordos de ginebra). Ah! Y una cosa que me olvidaba: si al volver pasáis por Caldas de Reis podríais traerme un bizcochito de esos con agujero que son la gloria…
Hala, un besiño o dos (valga la redundancia)!
La Abuela Pepita

el pinza dijo...

Tras el "descanso limeño" llegó el "relax brasileño", y todo está funcionando con un "ritmo caribeño".

¡¡¡Tengo mono!!! Contar algo.

Besos